Buen ejemplo de Resiliencia, tricampeón del mundo Marc Márquez

Márquez: «Para aprender perdí un campeonato»

El triple campeón del mundo de MotoGP admite la presión de ganar este año después de los errores cometidos el año pasado.

Con una sonrisa de oreja a oreja, Marc Márquez se presentó como triple campeón del mundo ante los periodistas. En su primera respuesta, el piloto español admitió que se le olvidó hasta cambiar de marchas cuando vio que Jorge Lorenzo se había caído. «Todo se volvió una locura». Pero de lo que no se olvida para nada Marc Márquez es del principio de este curso en el que nada parecía salir como a él le hubiera gustado. «El comienzo de la temporada fue el punto más difícil de este año y creo que hice la pretemporada más dura de mi carrera. Las sensaciones eran que tenía que subir una larga montaña. Poco a poco creímos en ello. Cambié mi mentalidad en la primera parte, pero necesitaba la ayuda de los mecánicos en la segunda parte. Les dije que creía en ellos y ahroa tenemos una moto competitiva y me siento muy bien. El inicio fue complicado. Me puedes decir: he ganado el título y quedan tres carreras, pero ha sido muy difícil», comentó vestido con su camiseta de «Gime 5» («Choca esos cinco», por los cinco títulos de su carrera).

«Después de las dos primeras victorias fue un punto importante porque puedes pensar en las carreras de otra manera. Pero en Le Mans cometí un error por apretar demasiado y me dije: “vale, si tengo buenas sensaciones lo intentaré, si no, no pasa nada y me conformo con otros puestos”. Para aprender esto perdí un campeonato y es un precio muy alto», afirmaba sobre cómo ha podido gestionar esta temporada después de dos coronas consecutivas en 2013 y 2014. «Un campeón real es cuando sabes gestionar los errores».

Leer más

De media, todos sufrimos dos o tres dramones en la vida. Supérelos

Dado que no vivimos en una urna de cristal (ni falta que hace), tarde o temprano, la vida le pondrá por delante una prueba difícil de superar. Un infortunio que, probablemente, tenga forma de enfermedad o de pérdida y que encajará con mayor o menor habilidad. Para aumentar la garantía de éxito, un consejo, o mejor, tres: sea flexible como el bambú, maleable como la arcilla y adáptese al cambio como un lobo. Solo así, estará en disposición de sobrellevar los peores momentos del devenir de los acontecimientos. Que, dicho sea de paso, tendrá al menos dos o tres a lo largo de su vida, según Rafaela Santos, psiquiatra y presidenta del Instituto Español de Resiliencia (IER). Parece que nadie se libra de tener que lidiar con varios sucesos trágicos, o al menos complicados, en su biografía. “El diagnóstico de una enfermedad grave, la desaparición de un ser querido, un despido o un revés económico son circunstancias por las que todos pasaremos alguna vez”, apunta.

La buena noticia es que a pesar de que estos hechos no son algo que podamos evitar ni controlar, “todas las personas contamos con la capacidad de afrontarlos de forma constructiva”, asegura Santos. A esa fuerza interior se la conoce como resiliencia, añade esta neurocientífica: “Nos permite superar cualquier situación difícil saliendo fortalecido de ella”.

Cómo salir con la lección aprendida

En este asunto, el quid de la cuestión reside en cómo salimos del embate. Porque, aunque lo ideal sería hacerlo con la lección aprendida, no siempre lo conseguimos. “Ante una situación traumática existen dos opciones: hundirse o crecer”, señala Santos, que también preside la Sociedad Española de Especialistas en Estrés Postraumático (SETEPT). “Hemos comprobado a menudo cómo muchas personas, después de haber experimentado episodios muy difíciles en su vida, cambian su forma de entender el mundo y adoptan una perspectiva más humana, priorizando lo realmente importante frente a nimiedades a las que antes otorgaban un protagonismo infundado”, añade la psiquiatra.

Leer más

Los 10 pilares de la resiliencia

Aunque no puedes evitar sufrir una experiencia traumática, sí que debes ser consciente de que está a tu alcance responder emocionalmente a dicha experiencia. En este sentido los pilares de la resiliencia hacen posible que aprendas a fortalecerte y a mitigar los estragos de cualquier experiencia negativa.

De nada sirve preguntarte una y otra vez por qué me ha pasado a mípor qué la desgracia se ha cebado conmigo. Por mucho que te hagas estas preguntas nunca hallarás respuesta.

Por tanto, de lo que se trata es de afrontar la adversidad con la determinación de poder superarla. A partir de aquí, ¿cuál es la respuesta que debes hacerte tras una mala experiencia? La pregunta que debes hacerte es

¿Y ahora qué?

Esta es la pregunta que te permitirá reconstruirte por dentro y fortalecerte.

Los pilares de la resiliencia. ¿Qué necesitas para ser una persona resiliente?

1. Autoconocimiento.

Ser una persona resiliente pasa por hacer un ejercicio de introspección, es decir, debes ser capaz de observarte y conocerte a ti mismo.

2. Motivación.

La motivación es un elemento esencial para proporcionar a tu vida un sentido. Lo importante es ser capaz de visualizar un proyectoo, lo que es lo mismo, pensar cómo quieres que sea tu vida a corto, medio o largo plazo. Y una vez sepas hacia dónde te quieres dirigir debes tener la determinación y la perseverancia para no abandonar pese a los obstáculos que encuentres en tu camino.

3. Autocontrol.

El autocontrol o regulación emocional consiste en afrontar los problemas huyendo del victimismo. Una persona resiliente es capaz de controlar sus impulsos y sus emociones. Además, puede afrontar los problemas desde una determinada perspectiva y tomar decisiones y asumir responsabilidades.

4. Autonomía.

Tomar distancia emocional y física ante una adversidad es otro rasgo de una persona resiliente. La autonomía emocional permite fijar límites entre tú y la adversidad.

5. Confianza.

La persona resiliente tiene confianza en sí misma y en los recursos que es capaz de gestionar frente a una adversidad. La confianza viene dada de una adecuada autoestima y también se caracteriza por tener iniciativa y asumir responsabilidades.

Leer más

Entrevistas de Mente y emociones a la Dra. Rafaela Santos

La Dra. Rafaela Santos, presidenta del Instituto Español de Resiliencia (IER)  y de la Fundación Humanae, y miembro de la Sociedad Española de Especialistas en Estrés Postraumático (SETEPT), participó como ponente en la última edición de El ser creativo, hablando de su especialidad, el cerebro humano. Esta especialista en neuropsiquiatría, es autora de Levantarse y luchar(Conecta, 2013), un libro en el que ofrece herramientas prácticas para afrontar y superar experiencias difíciles, y está convencida de que todos podemos desarrollar la resiliencia y aprender a aprovechar nuestros recursos para resolver los problemas y encontrar nuevos objetivos. Hablamos con la Dra. Santos sobre las características de las personas resilientes y cómo podemos adoptar la actitud adecuada frente a las adversidades.

Tu ponencia en la última edición de El ser creativo versaba sobre el cerebro y sus laberintos. Ayudarnos a salir del laberinto, ¿es tarea de la psiquiatría o de la psicología?

Me invitaron a hablar sobre el cerebro, y si me hubieran dicho ‘el cerebro es un misterio’, o ‘los misterios del cerebro’, habría dicho ‘no’, ‘no es un misterio’, porque el cerebro es algo que se puede estudiar, se puede cuantificar, se puede medir, y quizás no sabemos muchas cosas todavía, pero es una ciencia, no un misterio. Sin embargo si me dicen ‘el cerebro es un laberinto’, eso sí es cierto, porque precisamente cuando te metes en un laberinto lo que ocurre es que te desorientas o te pierdes, y para eso hace falta el estudio del cerebro, la psiquiatría… para ayudar a la gente a salir cuando se ha perdido. Y es un laberinto apasionante.

“Actualmente mucha gente acude a la consulta del psiquiatra porque está perdida, porque está desorientada en cuestiones de la vida. A lo mejor en relaciones de pareja, en relaciones con los hijos, en el trabajo, o porque han tenido pérdidas”

El oficio del psiquiatra –psique significa mente, y tría orden– es poner orden en la mente. Muchas veces ese desorden viene causado por patologías, y tenemos que dar fármacos, medicación, hacer un buen diagnóstico…, pero hoy mucha gente viene a la consulta porque está perdida, porque está desorientada en cuestiones de la vida. A lo mejor en relaciones de pareja, en relaciones con los hijos, en el trabajo, o porque han tenido pérdidas, pérdidas importantes que afectan, porque en primer lugar el aspecto emocional es muy importante en los seres humanos, y el cerebro tiene mucho que ver en las emociones, ya que hemos descubierto la parte emocional del cerebro, que hace 20 años no conocíamos.

¿Sería conveniente que los que nos consideramos ‘sanos’ también consultáramos alguna vez al psiquiatra?

Leer más

Entrevista en Excélsior TV a Rafaela Santos

Hay que aceptar la realidad adversa sin resignación y pasar por el dolor

“Los jóvenes de hoy son más vulnerables porque los hemos sobreprotegido”.

“Tengo 500 años”. Con esta chocante revelación comienza la charla de Rafaela Santos, la psiquiatra granadina que preside la Sociedad Española de Estrés Postraumático. Santos acaba de publicar Levantarse y luchar, un libro sobre la capacidad de los seres humanos para superar los traumas. Esta doctora que en vez de quitarse años se pone siglos aconseja adoptar una actitud flexible ante las adversidades y propone revisar la relación entre padres e hijos. “Si se sobreprotege mucho a los niños se criarán adultos vulnerables al sufrimiento”, avisa de forma enérgica mientras se mueve sin descanso de un lugar a otro en su clínica de Madrid.

-¡Menuda vitalidad tiene!

-¿Cuántos años me echa?

-Dígamelo usted.

-Tengo 500.

-Pues se conserva muy bien. Doctora, ¿no necesitará usted un psiquiatra?

-La vida es la experiencia acumulada y yo llevo más de 30 años escuchando los problemas de la gente que viene a mi consulta, así que tengo muchísima experiencia acumulada. Tengo tanta que podría cumplir 500 años.

-¿No se cansa o flaquea de escuchar tantos problemas?

-Los psiquiatras estamos entrenados para que no nos afecten los problemas, pero yo me involucro mucho con mis pacientes para que mejoren. También me involucro con sus familiares porque cuando uno enferma, enferma toda la familia. Intento hacerles sentirse mejor.

-¿Les atiborra a pastillas?

-No, no. Los fármacos en psiquiatría deben ser en dosis mínimas y el tiempo también mínimo.

-Con el objetivo de templar el alma, sobre todo para capear los temporales.

-Efectivamente. Nadie está libre de las adversidades, pero es importante estar preparado para recibirlas y gestionarlas de una manera que no te haga daño. Si tratas de cerrar la puerta a una adversidad, esta acabará entrando por la ventana.

-Las adversidades siempre son dolorosas.

Leer más

‘LEVANTARSE Y LUCHAR’ (CONECTA)

Rafaela Santos ofrece las herramientas para aceptar y superar la incertidumbre y el miedo en la vida personal y profesional

La clave de la resiliencia o capacidad que tiene cada persona para afrontar las circunstancias más adversas.

“Tienes delante de ti un libro sugerente, claro, preciso, con testimonios de personas que han recibido golpes serios en la vida y han sido capaces de darle la vuelta a los argumentos. La doctora Santos ha sabido hilvanar un texto que invita a la reflexión y muestra cómo crecerse ante los mil y un avatares que nos pueden suceder en la vida”

Del prólogo de Enrique Rojas

Vivimos hiperconectados, rodeados de tensiones permanentes y afrontamos un futuro que ofrece cada vez menos certezas. El cambio permanente puede generar en muchas personas sensación de angustia e incapacidad para superar las situaciones adversas, ya sean personales o profesionales.

‘Levantarse y luchar’ aplica el concepto de resiliencia, es decir, la capacidad que tiene cada persona para afrontar las circunstancias más adversas creando los recursos psicológicos necesarios para salir fortalecidos, para dar pautas a la hora de superar el temor ante la incertidumbre. Porque el daño provocado por el hecho de no aceptar la adversidad y, por tanto, de no saber adaptarse suele ser más pernicioso que las propias causas.

Partiendo de casos de personas que han mostrado una especial capacidad para superar situaciones críticas, el lector recibirá una serie de herramientas prácticas para aceptar y superar la incertidumbre y el miedo tanto en su vida personal como en la profesional.

Rafaela Santos es médico, especialista en psiquiatría con el doctorado en neurociencia. Impulsora y presidenta del Instituto Español de la Resiliencia (IER), y de la Fundación Humanae, actualmente también preside la Sociedad Española de Estrés Postraumático (SETEPT).

Leer más

¿Cómo aumentar la resistencia al estrés?

La salud física y mental es un asunto que debería importar, y mucho, a todos los empresarios. Con algunos cambios en el sistema de trabajo diario se puede reducir considerablemente el absentismo por trastornos derivados del estrés. Según Reyes Rite, presidenta del Instituto de Resiliencia y Desarrollo Emocional y consultora y especialista en ‘coaching’ ejecutivo, «el empresario debería preocuparse por dar a sus trabajadores el mejor ambiente de trabajo posible. Hay muchos estudios que demuestran que invertir en estos aspectos es invertir en el propio negocio». Grandes ventanales que proporcionen luz natural, muebles ergonómicos que se adapten a la anatomía del trabajador y al tipo de trabajo, tonos cálidos en las paredes que propicien un ambiente de concentración. «Las posibilidades de inversión y de mejora van a ser diferentes en cada caso, pero el empresario debería ponerse en manos de un experto. Muchas veces no se hace necesario gastar mucho para mejorar el ambiente de trabajo», explica Rite.
Según diversos estudios, y en opinión también de esta experta, trabajar, por ejemplo, en un ambiente con mala ventilación o mal iluminado puede ser fuente de depresiones y procesos de estrés entre los trabajadores. Además, añade Rite, «el estrés son ondas, vibraciones y energías negativas que rebotan, que pueden propagarse, de manera contagiosa, entre los trabajadores de una empresa».
Mejorar la resiliencia
Cuando la adversidad llega, lo único que resta hacer es tratar de sobreponerse a ella. Es entonces cuando hay que poner en marcha los mecanismos aprendidos a través del conocimiento de la resiliencia. Apunta Rite que esta novedosa ciencia, nacida a comienzos del siglo XX en Estados Unidos, corresponde, en realidad, «a la capacidad que tenemos los seres humanos para, no solo superar la adversidad, sino, también, sobreponernos a través de ella». Desarrollar estrategias de resiliencia supone, para las personas, contar con herramientas que ayuden a mejorar la resistencia de su sistema inmunológico y emocional, lo que, a su vez, repercutirá en el aumento de la productividad en el trabajo. «y en el recorte de las bajas, que, muchas veces, manifestadas en forma de resfriados y anginas, esconden situaciones de estrés que desembocan en esas bajas laborales tan costosas para el empresario».
Inmersos como estamos, sobre todo en Occidente, en una crisis económica que tanta incertidumbre y vulnerabilidad empresarial y personal provoca, se ha acabado por recurrir a la resiliencia como una suerte de salvavidas. Rafaela Santos, neuropsiquiatra y presidenta de la Fundación Humanae y del Instituto Español de Resiliencia, después de definir resiliencia «como…

Leer más

Adversidad y resiliencia

Ahora en España, hablar de resiliencia se ha puesto de moda. En una coyuntura de crisis e incertidumbre económica y ante la vulnerabilidad personal y empresarial que atravesamos, la resiliencia es como un salvavidas psicológico. Efectivamente es una característica positiva de la personalidad que permite la adaptación del individuo al entorno adverso.

Resiliencia es un término frecuentemente usado en la física de los materiales, para referirse a la capacidad de cada material de recuperar su forma original después recibir un impacto o ser golpeado, presionado, doblado, estirado o comprimido. El mismo término referido a la persona se puede aplicar como la capacidad de recuperación de una enfermedad o de un golpe de la vida, saliendo fortalecido de esta circunstancia adversa. Esto implica un enfoque positivo en el desarrollo de la personalidad.

En términos absolutos, no se puede hablar de que uno es más o menos resiliente que otro, como si se tuviera un elenco de cualidades medibles. Más bien es un desarrollo de capacidades que permiten a la persona adaptarse proactivamente ante la adversidad generando recursos para integrarla en el proyecto de vida del individuo. Se puede decir que es un desarrollo adaptado para afrontar situaciones que pueden ser de crisis.

Crecer en la adversidad

El ser humano crece en la adversidad. La dificultad es necesaria en sí misma para el desarrollo, de tal manera que éste no existiría a falta de contrariedades porque no se aprende a moldear la respuesta adecuada. No es buena la actitud generalizada actualmente de evitar a toda costa el sufrimiento, porque esto no ayuda a un desarrollo maduro, ni propio ni de los menores.

Si solo vemos en la dificultad la cara negativa del sufrimiento, lo apartaremos radicalmente de nuestra vida y de las vidas de nuestros hijos, pero ese camino es el mayor riesgo para hacernos muy vulnerables, sin respuestas ante los retos que nos depare el futuro.

Ante cualquier acontecimiento adverso podemos…

Leer más